«

»

Las crisis espirituales

En tiempos de pruebas difíciles, de pasar por el valle de la sombra de la muerte sin saber por qué, nuestra esperanza es que en medio de todo el torbellino del dolor profundo e inexplicable podemos tener un encuentro personal con Cristo. Sólo la experiencia íntima de conocer más profundamente a Dios trasciende más allá de lo que podemos pensar o sentir. El experimentar que Dios camina con nosotros a nuestro lado, nos rescata del aislamiento y nos lleva a un deseo íntimo de conocerle y amarle más. En medio del más profundo dolor, sólo podemos adorarle y ver la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Job así lo experimentó (Job42:1-6).

El siguiente poema refleja esta experiencia:
LO QUE DIOS ES PARA MÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>