»

Romper el silencio del dolor

Me impactó el otro día la historia – tan conocida – del ciego Bartimeo en Mc.10: ¿Cómo pudo la gente ser tan insensible y decirle que se callara? – ¿Podría ser que hagamos a veces lo mismo, decirle a uno que sufre: “No grites, no te quejes, el Señor no se va a molestar a ocuparse de este problema”? Quizás no lo decimos con palabras, sino con nuestra actitud o con nuestro silencio… ¡Ojalá seamos como aquellos que le dijeron al pobre ciego: “Ánimo, el Señor tiene compasión de ti… – ve a él, te llama”! Y ojalá los que sufren no se callen, sino griten más fuerte y encuentren quienes les acompañen al Buen Pastor, compasivo y poderoso…

Esta mañana venía en nuestra lectura diaria Sal.22:24 “…no menospreció ni desdeñó la aflicción del afligido, ni de él escondió su rostro; sino que cuando clamó a él, le escuchó.” Os comparto dos pequeños documentos que van en la misma línea de pensamiento: un ‘poema’ sobre nuestro silencio frente al afligido y un artículo sobre nuestra responsabilidad de preocuparnos unos por otros.

Sigrid Py

Almas que sufren.

Consejería Básica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>