Nuestra Visión

Vivimos en un tiempo y en una sociedad donde los problemas personales, los conflictos relacionales, el desánimo y la desorientación son cada vez mayores. El mundo ofrece sus respuestas y soluciones. Pero las iglesias evangélicas han de recuperar la visión y el valor de confiar en los recursos bíblicos, también cuando se trata de problemas personales más complejos.

Dios nos ordena de “sobrellevar los unos las cargas de los otros”, de “amonestar a los desordenados, alentar a los de poco ánimo, dar apoyo a los débiles”, de “llorar con los que lloran”, de “exhortar y animar los unos a los otros”…
¿Cómo podemos responder a esta expectativa de Dios hoy en día? ¿Cómo llegar a ser ‘competentes’ para ofrecer una verdadera ayuda, recuperando el ministerio de la ‘cura de almas’ de los tiempos antiguos? ¿Y cómo integrar la ayuda individual a personas que lo requieran en los grandes temas de la vida cristiana como la fe, la santificación, el servicio a Dios y a los demás, etc.?

Tenemos la carga de buscar y dar respuesta a estas y muchas otras preguntas, y a preparar a creyentes sensibles y consagrados para que puedan ministrar a sus hermanos en una labor de ‘paraklesis’, siguiendo el ejemplo de nuestro Buen Pastor Jesucristo y del Dios omnipotente y misericordioso, que desde la Caída (e incluso antes) se ha preocupado y ocupado del dilema del hombre y de su sufrimiento…

Llamamos nuestro concepto de consejería bíblica ‘integral’, porque entendemos que el hombre es un ser sumamente complejo y dinámico, y que sus conflictos y problemas no se pueden explicar ni solucionar de manera adecuada y satisfactoria si intentamos hacerlo sistemáticamente por medio de un solo esquema o modelo.

Sigrid Py

Los siguientes principios especifican lo que consideramos como básico para una consejería verdaderamente bíblica:

10 Tesis para una Consejería Bíblica Integral (pdf)

La Consejería Bíblica hunde sus raíces en la histórica disciplina de la Cura de Almas. A lo largo de la historia de la humanidad, el Pueblo de Dios ha provisto del cuidado integral de la persona como parte de su salvación. Nuestro reto es el de continuar la rica tradición bíblica para seguir investigando en las problemáticas humanas y sus posibles cuidados a partir de los principios bíblicos.

                                        Pedro Sanjaime

EL RETO DE LA IGLESIA DE CRISTO:

Dar respuesta…
…a la desorientación, el desánimo, los conflictos y los problemas personales desde una perspectiva bíblica (…y también prevenir).

Prestar apoyo…
…en el sufrimiento, la enfermedad y la aflicción.

¡…recuperando la vocación que tenemos como iglesia de ofrecer un ministerio de ‘cura de almas’!

Porque…
…Dios nos manda:

– “sobrellevar los unos las cargas de los otros”,
– “amonestar a los desordenados”,
– “alentar a los de poco ánimo”,
– “dar apoyo a los débiles”,
– “llorar con los que lloran”,
– “exhortar y animar los unos a los otros”…

NUESTRO PROYECTO como asociación:

FOMENTAR EL MINISTERIO PASTORAL Y LA CONSEJERÍA BÍBLICA EN ESPAÑA…

• animando la visión del cuidado pastoral;

• enseñando a los creyentes sobre el apoyo espiritual mutuo y temas de consejería bíblica;

• apoyando y formando a creyentes con inquietud y don pastoral, ya sean líderes o no;

• fomentando el ministerio de consejería bíblica en las iglesias;

• ofreciendo formación en consejería bíblica, así como materiales y consultorías;

• desarrollando literatura y la investigación en el campo de la consejería bíblica.

NUESTROS MEDIOS:

– Literatura y materiales de estudio para la consejería bíblica y pastoral
– Contacto personal con iglesias, responsables y creyentes con inquietud por la consejería bíblica
– Enseñanza en las iglesias (cursillos, conferencias, predicaciones) según demanda y oportunidad
– Formación de consejería bíblica y de madurez espiritual online
– Retiros y seminarios con temas de vida cristiana y consejería bíblica
– Red de Consejeros (intercambio personal y apoyo mutuo entre consejeros)

– Consejería bíblica personal (cada uno en su propio entorno).

NUESTRO LOGO:

LOGO

“Mas a vosotros los que teméis mi nombre, os nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá curación…” (Mal. 4:2)

“Los que temen el nombre de Dios” son los que están dispuestos a poner a su Creador y Salvador en primer lugar y a buscar Su honra y Su voluntad. A ellos se revelará la luz sanadora del Evangelio, a ellos se manifestará Aquel que es poderoso para aliviarles de sus males y miserias.

“El Sol de justicia”: En Cristo vino la luz de la verdad, capaz de iluminar al ser humano para que pueda afrontar sus problemáticas con la ayuda del Espíritu Santo.

“Curación” , ‘marpé’ en hebreo, significa ‘alivio’, ‘sanidad’, ‘eliminación de los males’ y viene del verbo ‘rafa’ que se usaba para curar heridas, aplicar bálsamo, alejar una desgracia, ayudar a un desgraciado, sanar la tierra, volver potable el agua contaminada, curar al pueblo enfermo por sus pecados y sanarle de su apostasía…

Sol de justicia,
en ti hay salvación,
en tus alas amorosas
traerás curación.

Alma afligida,
¡ven a la cruz!
Sombra de muerte,
¡encuentra tu luz!

Empieza a brillar,
lágrima de dolor,
espejo serás
de un gran resplandor…

(S.Py)

NUESTRO LEMA:

Ayuda espiritual y Consejo bíblico Restauración  en un mundo de dolor – Orientación  en un mundo de confusión

logo web

“Bernabé” significa “hijo de consolación”: el ‘hijo de consolación’ por excelencia es el Hijo del Dios de toda consolación, Jesucristo*, el Consejero maravilloso y Príncipe de paz, el Salvador y Sanador, Liberador de los cautivos, lleno de compasión y de misericordia…

Nosotros somos sus representantes aquí en la tierra para seguir Su obra, como instrumentos del ‘Paracleto’, del Consolador que Dios envió para asistir a los creyentes: el Espíritu Santo. Tenemos que ser transmisores de la verdad que santifica y libera a los hijos de Dios, pero también del consuelo tan necesario para las personas afligidas y quebrantadas. La verdad tiene que combinarse con la gracia, el amor y la misericordia. (*En 1Jn 2.1 Jesús mismo es llamado ‘Paracleto’)